Nos encanta lo que hacemos

Lo nuestro es diseñar, proyectar y ejecutar ideas

En EstudioPHI nos dedicamos al diseño y a la arquitectura… o al diseño arquitectónico o a la arquitectura del diseño… relacionamos ambas disciplinas, puesto que creemos firmemente que lo funcional debe ser estético y lo estético funcional; si a esto le sumamos una gestión de calidad con la que controlar todos los procesos de un proyecto, tenemos como resultado PHI, el número de oro válido tanto para la más estricta geometría, como para la estética más bella.

Arquitectos, diseñadores, desarrolladores web, project manager y colaboradores de diferentes perfiles, aportan el factor humano necesario a este estudio para que el servicio y el trato con el cliente sea el más importante de nuestros objetivos.

Proyectos Completados

La cantidad de proyectos realizados iguala a la de clientes satisfechos.

35
Proyectos PHI

Ordenamos nuestros valores

Escuchamos, descubrimos, imaginamos, pensamos, ideamos, encontramos, planteamos, proyectamos, solucionamos… y cumplimos.

Escuchamos… a nuestros clientes.
Descubrimos… sus necesidades.
Imaginamos… cómo satisfacerlas.
Pensamos… en las posibles soluciones.
Ideamos… la forma de materializarlas.
Encontramos… la más adecuada.
Planteamos… nuestras ideas.
Proyectamos… dichas ideas.
Solucionamos… la necesidad de nuestro cliente.
Objetivo cumplido… CUMPLIMOS.

Somos fieles creyentes de las cosas claras, de lo sencillo, abogamos por la sostenibilidad, por los sentimientos y por lo que hay detrás de una imagen, porque la creatividad no tiene por qué estar reñida con la funcionalidad. Convencidos de que la primera impresión es la que vale, porque solo hay una. Todos los días se aprende algo por muy viejo que seas y todos los días puedes enseñar algo por muy joven que parezcas.

Curiosidades sobre el número PHI

  • Si divides tu altura total entre la distancia del suelo a tu ombligo, el resultado es PHI.
  • Igual pasa si divides la distancia total de tu brazo entre la distancia de la punta de los dedos al codo, o la relación entre el diámetro de la boca y el de la nariz. Está comprobado que los modelos reúnen gran cantidad de números PHI en su cuerpo y rostro, de ahí que la mayoría de las personas reconozcamos a estos individuos como guapos, bellos y proporcionados.
  • En la sucesión de Fibonacci, iniciada con 1,1 cada elemento es la suma de los dos anteriores: 1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89,144…, si dividimos cada número entre su anterior, a partir del 5, el resultado es PHI.
  • Las espirales de las caracolas crecen en proporción PHI una de la anterior, al igual que ocurre en los girasoles y los pétalos de las rosas (los pétalos de las rosas siguen la sucesión de Fibonacci). También la espiral de la molécula del ADN está basada en la sección áurea (PHI). Mide 21 angstroms de ancho por 34 angstroms de largo para cada ciclo de la espiral de su doble hélice. Por supuesto, 21 y 34 son números de la serie de Fibonacci, y su ratio, 1.6190476, se acerca mucho a PHI, 1.6180339.
  • Los templos griegos guardan esta proporción en su construcción, al igual que las pirámides de Egipto.
  • El número áureo aparece en las relaciones entre altura y ancho de los objetos y personas que aparecen en las obras de Miguel Ángel, Durero y Da Vinci (p.ej.: La Gioconda), entre otros.
  • En las estructuras formales de las sonatas de Mozart, en la 5ª Sinfonía de Beethoven, en obras de Schubert y Debussy.
  • En la cruz donde Jesucristo fue crucificado, el trozo de madera más largo de ésta, medía 3,23m aprox.; mientras que el trozo más corto tenía una longitud aproximada de 2m. Curiosamente, al dividir la longitud del trozo mayor entre la del menor se obtiene 1,615, que es el valor aproximado de PHI; además, si tomamos como base al trozo más largo de la cruz, y como altura al más corto, estaríamos en presencia de un rectángulo áureo.